Indócil ballenato

Indócil ballenato llega a dar vida a las nuevas corrientes literarias, con preferencia de autores mexicanos contemporáneos. 

  • Transfiguraciones de la dama de agua

    Transfiguraciones de la dama de agua

    Perla Schwartz

    La Dama de Aguase aleja de su tristezaignorasu pesadumbre.Vislumbrael espectro naranjade lo impredeciblese sometea los mandatos del Azar.
  • Celda y señora del canto

    Celda y señora del canto

    Ciudad de México

    Aura María Vidales

    "Imaginaria urbe, quimeraaparador, espejos desdoblándosede una a otra luzseñora de un sinfín de rostrosque no se encuentran.Ciudad que fue d...
  • Perder el tiempo

    Perder el tiempo

    Gilberto Meza

    Llegué con mi sombrero, te dejé mi tarjeta de presentación y me puse a esperarte fingiendo que no tenía prisa.
  • Alba de otra jornada

    Alba de otra jornada

    Guadalupe Flores Liera

    Debí yo misma hace años de arrancarme la frente, para qué necesito cargar como una piedra algo que me provoca dolor, algo que se revuelca en...
  • Señales de tiempo

    Señales de tiempo

    Sergio Vicario

    Todo aquí comienza frente al aspecto monótono de geometrías pesadas cuyas calles, que se abren al discurso de los pasos, sueñan aún con el d...
  • Corazonadas

    Corazonadas

    Víctor Roura

    Insólito anuncio: “Te amo, mas renuncio por no amarte a diario”.
  • Me lleva el tren

    Me lleva el tren

    Lilian Broeck, van den

    Entre las comisuras de sus dedos de los callejones sin entrada de ventanas no construidas de las puertas me detiene el tacto la posibilidad ...
  • Rumores de la arboleda

    Rumores de la arboleda

    Federico Arana

    Entre estos y aquellos mares hay cielos hay cauces de vida bosques cerrados crueles enconados hirvientes cementerios trata de inventarles no...
  • Apasionada

    Apasionada

    Ethel Krauze

    Sabes a viaje por el lecho entre el durazno de sábanas y el follaje humedecido que nace de los besos.
  • Impostergable diluvio

    Impostergable diluvio

    Atzimba Medina

    Terso, el viento que vaga. Inmerso todo de golpe en el invierno finito. Los poros desde el ocaso beben la nieve del vientre fragmentado, cop...
  • Treinta decasilabos descalzos

    Treinta decasilabos descalzos

    Víctor Roura

    Una relación muerta no puede ser revivida ni con palabras de aliento, a menos que ambos amantes quieran proseguir indiferentes con el simula...
  • Miluna

    Miluna

    Rossi Blengio

    Hermano Sol, hermana Luna, hermano Lobo, hermana ninguna. Soy la mujer luna, aunque la aurora y el paso de la noche no despejen el misterio ...
  • Los rincones de la sed

    Los rincones de la sed

    Mario Arturo Ramos

    Sí, muchacha de cabellos australes, sé que no puedo detener el destino de los nómadas, la vida es así: siempre partir, te espera el viejo Bu...
  • Ciudades donde te nombro

    Ciudades donde te nombro

    Lina Zerón

    En esta ciudad cada noche danzan cien hongos con tres sucios vasos y un delantal percudido, las cuatro estaciones en un muro de piedra tinti...